Últimas Noticias Logo

Caracas, 28-05-2016
Iniciar sesión| Registrarse


Mundo | 01-02-2016 10:13:00 p.m.
Quién es quién en el camino para la Casa Blanca
14 precandidatos, entre demócratas y republicanos, se preparan para ganar las primarias y caucus (asambleas electorales) en los Estados Unidos
Compartir vía email Agrandar letra Disminuir letra

cantidad_comentarios 2041 lectura(s)


 
Compartir en Facebook


Comienza la cuenta regresiva para los comicios (Créditos: AFP)

ÚN.-Mari Riquelme.- El 01 de febrero inició la carrera de los 14 precandidatos presidenciales, entre demócratas y republicanos, para la elección del sucesor del mandatario de Barack Obama en la Casa Blanca de los Estados Unidos.

El proceso electoral estadounidense comienza con los comicios primarios y caucus (asambleas electorales) que se extenderá hasta el 21 de julio para los liberales y hasta el 28 para los conservadores, fechas en la que se define el nombre de los candidatos de ambos bloques.

Posteriormente se desarrolla la campaña presidencial para la jornada que se desarrollará el 8 de noviembre. La toma de posesión se realizará el 20 de enero de 2017 para un mandato de cuatro años.

El perfil de los candidatos más destacados, según la agencia AFP, te lo destacamos aquí:

Por los demócratas:

Hillary Clinton. En Arkansas trabajó en uno de los principales estudios de abogados mientras su marido Bill Clinton era gobernador y se proyectaba en la política nacional. Durante su estancia en la Casa Blanca asesoró a su esposo y trabajó en un plan de salud que al final no fue aprobado. Fue senadora de Nueva York y colaboró con los republicanos para sacar adelante un proyecto con beneficios para la gente que ayudó tras los ataques del 11 de septiembre. Voto a favor de la invasión de Irak, lo que le generó muchos problemas, ella lo describió como “un error”.

Ocupó el cargo de Secretaria de Estado en el primer gobierno de Obama, siendo la parte del ala dura del equipo de seguridad nacional y ayudó a sentar las bases para las conversaciones con Irán que terminaron generando un acuerdo nuclear.

Clinton se encuentra en la mira desde el año pasado, cuando se descubrió que usó su correo electrónico personal para tratar asuntos de Estado, algunos publicados por el Departamento de Estado.

Bernie Sanders. Milita en política desde sus años de estudiante en la década de 1960. Participó en 1963 en la manifestación de Washington en la que Martin Luther King pronunció su famoso discurso “Tengo un sueño”. Fue un firme contestatario que trabajó en numerosas actividades, incluidas las de carpintero y cineasta.

Se postuló para alcalde de Burlington, Vermont, en 1981 como independiente y dio la sorpresa al derrotar por 10 votos al alcalde en funciones. Dirigió la ciudad durante una década. Se quedó con la única banca del estado en la Cámara de Representantes en 1990 y en 2006 llegó al Senado. Sigue siendo independiente, pero trabaja con los demócratas en el Congreso y los representa en la comisión de presupuesto.

Sanders hizo olas en diciembre de 2010, cuando habló en el Senado por más de ocho horas sobre una propuesta impositiva y denunció al Congreso por no asignar suficiente dinero a la educación y a programas sociales. Con su estilo sarcástico, se burló de los ricos, diciendo: “¿Cómo me las arreglo con una sola casa? ¡Necesito, cinco, 10 casas! ¡Y tres jets para viajar alrededor del mundo!”. El discurso fue tan popular que desbordó el cargador de videos del Senado y fue posteriormente publicado.

Por los republicanos:

Donald Trump. Es hijo de un acaudalado empresario de bienes raíces. Se graduó en la Wharton School de la University of Pennsylvania y comenzó a trabajar para su padre. Atraído por los rascacielos y las luces de la gran ciudad, cruzó el río Hudson y se instaló en Manhattan.

Se hizo famoso no solo por sus edificios sino por su estilo jactancioso. Su popularidad aumentó tras lanzar el programa de reality TV “The Apprentice” (El Aprendiz), con él como figura central. Cautivó a muchos conservadores al poner en duda que Barack Obama hubiese nacido en Estados Unidos.

Un año atrás, este magnate y estrella de reality shows no era tomado en serio como candidato, pero desde que se postuló en junio revolucionó la contienda por la nominación y pasó a ser la figura dominante del proceso, tomando por sorpresa a todos.

Su campaña se ha caracterizado por declaraciones polémicas. Dijo que el gobierno mexicano envía delincuentes a Estados Unidos ilegalmente. Cuestionó el heroísmo del senador John McCain por haber caído prisionero durante la guerra de Vietnam y planteó que se prohíba temporalmente el ingreso de todo musulmán a Estados Unidos como parte de la lucha contra el terrorismo. Todos estos pronunciamientos fueron muy criticados, pero no afectaron su liderazgo en las encuestas. Trump parece sacar provecho del malestar de un electorado preocupado con el papel de Estados Unidos en el mundo.

Marco Rubio. Hijo de inmigrantes cubanos, llegó al Senado nacional impulsado por el fervor generado en el 2010 por el “tea party” (movimiento político estadounidense de derecha que pone en juicio al Gobierno de Washington, el endeudamiento público y la clase política en general) y desde entonces ha ampliado su base.

Con sus 44 años, atrae a muchos votantes jóvenes, un sector con el que los republicanos siempre han tenido problemas, y haría historia como el primer presidente hispano. Rubio ha sido muy criticado por su pobre asistencia al Senado y por haberse perdido votaciones por participar en actos de campaña.

Se graduó de abogado y en el 2007 pasó a ser el primer hispano elegido presidente de la cámara baja estatal y en 2009 se postuló al Senado nacional. Desafiando los pronósticos, derrotó al candidato del establishment republicano en las primarias y luego salió airoso en una contienda con otros dos candidatos y se quedó con la banca.

Ted Cruz. Trata de consolidarse como el único conservador puro en la contienda por la nominación presidencial, denunciando lo que describe como el “cartel de Washington” y promoviendo políticas que caen bien entre el “Tea Party” y los evangélicos del Partido Republicano.

Antes de ser elegido senador, Cruz fue un abogado que se manejó al más alto nivel. Se graduó en Harvard y fue asistente del juez de la Corte Suprema William Rehnquist. Dirigió un estudio de abogados de Houston que llevaba casos ante la Corte Suprema, fue profesor de la Universidad de Texas y representó al estado de Texas en casos ante la Corte Suprema. Sirvió en el gobierno de George W. Bush hijo, en la Comisión Federal de Comercio y como subsecretario de justicia.










ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en ÚN.


 

Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad