Últimas Noticias Logo

Caracas, 25/07/2014
Iniciar sesión| Registrarse


MUNDO | 26/06/2012 08:40:00 a.m.
Gobierno boliviano y policías amotinados reanudan negociaciones
Medios oficiales detallaron que el diálogo se reanudó poco antes de la pasada medianoche en el viceministerio de Régimen Interior y se prolongó hasta el amanecer, cuando se acordó una pausa para que ambas partes hicieran consultas

Gobierno boliviano y policías amotinados reanudan negociaciones
Los funcionarios reclaman mejoras salariales (Creditos: AP)
ÚN | EFE.- El Gobierno que preside Evo Morales y los delegados de miles de policías de bajo rango que están amotinados desde el jueves pasado reanudaron esta madrugada las negociaciones en La Paz, tras fracasar el fin de semana un primer acuerdo que los sublevados desconocieron.

Medios oficiales detallaron que el diálogo se reanudó poco antes de la pasada medianoche en el viceministerio de Régimen Interior y se prolongó hasta el amanecer, cuando se acordó una pausa para que ambas partes hicieran consultas.

El viceministro del ramo, Jorge Pérez, dijo que "se avanzó" en el estudio de las demandas de los agentes, cabos y sargentos, pero no dio detalles.

"No quiero entorpecer (las negociaciones). Esperamos la reflexión y (que) en el transcurso de hoy se resuelva este conflicto, para que vuelva la tranquilidad", dijo Pérez a la prensa.

Los amotinados piden que la escala salarial de la Policía Nacional se nivele con la de las Fuerzas Armadas, porque a rangos iguales los militares ganan el doble que ellos, pero el Gobierno hasta ahora solo ha ofrecido ajustes mínimos.

Los agentes rasos ganan ahora solo 178 dólares al mes.

El salario mínimo de Bolivia es de 144 dólares mensuales y el sueldo medio apenas pasa de 546, según cifras de 2011.

También demandan los sublevados una jubilación con el 100 % del salario, la abrogación de la Ley de Régimen Disciplinario, que según ellos los deja indefensos, y la creación de una defensoría policial.

Los agentes, cabos y sargentos reclaman, además, garantías de que no serán castigados los amotinados ni los que participaron en manifestaciones violentas como las del viernes, cuando saquearon las oficinas del Tribunal Disciplinario y la Inteligencia del cuerpo y quemaron sus archivos.

La presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de La Paz, Teresa Zubieta, se declaró satisfecha por el avance en las conversaciones de la madrugada.

"El tema más delicado es el salarial y tenemos confianza de que a las diez (de la mañana, 14.00 GMT) esto sea resuelto", agregó Zubieta, que asiste como observadora a las negociaciones.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo anoche que el Gobierno, que ha acusado de golpistas a los amotinados, tiene "la expectativa de poder responder este conflicto en el marco de la institucionalidad y a través de un camino del consenso y dialogo", según la agencia oficial ABI.

"Evo, cuidado. El verde está emputado", gritaron el lunes los policías (verde es su uniforme), que protagonizaron manifestaciones y enfrentamientos violentos con partidarios de Morales en varias ciudades.

Los incidentes más graves se produjeron frente al despacho de Morales y la sede del Parlamento, en la Plaza Murillo, tomada por los amotinados.

Medios locales destacan que en los últimos días aumentó el número de oficiales y jefes de unidades que apoyan la protesta.

Morales y sus colaboradores han dicho que tras el motín policial ven un intento de golpe de Estado, pero una dirigente de las mujeres de los agentes, Guadalupe Cárdenas, replicó que "la protesta es por hambre, no por la política".

El Gobierno también acusa de golpistas a los indígenas que marchan de la Amazonía a La Paz contra una carretera que impulsa Morales y está proyectada para partir por la mitad la reserva natural del Tipnis, en el centro de Bolivia.

"Decir que se gesta un golpe de Estado es una irresponsabilidad del Gobierno esquizofrénico y paranoico que tenemos. Puede llevar al enfrentamiento entre bolivianos", dijo el exviceministro Alejandro Almaraz, que camina con los amazónicos.

La marcha está acampada a solo 12 kilómetros de La Paz y ha retrasado su entrada a la ciudad para no coincidir con el motín policial. 




Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad