Últimas Noticias Logo

Caracas, 27-05-2016
Iniciar sesión| Registrarse


Mundo | 24-03-2016 02:24:00 p.m.
El papa clama contra quienes se enriquecen con el terrorismo
Francisco lavó y besó los pies de refugiados musulmanes, ortodoxos, hindúes y católicos
Compartir vía email Agrandar letra Disminuir letra

cantidad_comentarios 1078 lectura(s)


 
Compartir en Facebook


Tenemos diferentes culturas y religiones, pero somos hermanos y queremos vivir en paz dijo Francisco (Créditos: EFE)

ÚN.- El papa Francisco arremetió este jueves contra quienes financian y proveen de armas a los terroristas que provocan atentados como los de Bruselas y abogó, ante cientos de refugiados, por la convivencia entre religiones como método para lograr la paz. 

"Hace tres días, un gesto de guerra, de destrucción, en una ciudad de Europa. Gente que no quiere vivir en paz. Pero detrás de ese gesto, como detrás de Judas, había otros", dijo el pontífice durante la misa de Jueves Santo en un centro de refugiados. 

"Detrás de ese gesto (el atentado de Bruselas), hay fabricantes y traficantes de armas que quieren la sangre, no la paz; que quieren la guerra y no la fraternidad. Dos gestos. Lo mismo. Jesús lava los pies y Judas vende a Jesús por dinero", agregó.

El Papa lavó y besó los pies de refugiados musulmanes, ortodoxos, hindúes y católicos, a quienes llamó hijos del mismo Dios, en un gesto de bienvenida a la hermandad y en un momento en que musulmanes e inmigrantes son blancos de odio tras los ataques de Bruselas. 
 
Francisco denunció la masacre como un “gesto de guerra” perpetrado por gente sedienta de sangre endeudada con la industria de armas.

El rito del Jueves Santo representa el lavado de pies que Jesús hizo a sus apóstoles antes de ser crucificado y se considera un gesto de servicio. Francisco contrastó el gesto con el “gesto de destrucción” perpetrado por los agresores de Bruselas. 
 
Tenemos diferentes culturas y religiones, pero somos hermanos y queremos vivir en paz”, dijo Francisco en la homilía, que celebró de forma improvisada en el patio del centro. 
 
Varios de los migrantes sollozaron cuando Francisco se arrodilló ante ellos, bañó sus pies con agua bendita de un jarro de latón, los secó y besó. 
 
Francisco fue recibido con un cartel que decía “Bienvenido” en una gran variedad de idiomas mientras caminaba por un pasillo improvisado para celebrar la misa al exterior. 





ATENCIÓN. No se permite la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o cualquier contenido que infrinja lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Antes de escribir tus comentarios lee las Normas de Participación en ÚN.


 

Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad