Últimas Noticias Logo

Caracas, 22/12/2014
Iniciar sesión| Registrarse


INVESTIGACIÓN | 27/10/2012 06:00:00 a.m.
Diccionario: Así hablan en las cárceles venezolanas
En la jerga carcelaria predominan palabras y expresiones como “carro”, “pran”, “volantero”, “causa” o “comerse la luz”. Estas son las más sonados:

Diccionario: Así hablan en las cárceles venezolanas
Los internos manejan sus códigos particulares (Creditos: Archivo)
Airam Fernández / ÚN – En las cárceles, los reclusos utilizan un lenguaje particular, con términos inventados por ellos mismos y que el resto de la gente difícilmente puede entender. 

Es jerga carcelaria, en la que predominan palabras y expresiones como “carro”, “pran”, “volantero”, “causa” o “comerse la luz”. Estos son los más sonados:

Carro: es el grupo que manda en la cárcel: el pran y sus luceros.

Pran: también le dicen “volantero”. Es el que manda en el centro penitenciario. Establece una especie de gobierno y él mismo toma las decisiones. Es el que maneja el “carro”. Puede haber un solo pran en un penal, o varios, por pisos o pabellones.

Luceros: los que ejecutan las órdenes del pran y son de su absoluta confianza. Están en el “carro”.

Cambiar o voltear el carro: cuando el grupo que manda es desplazado por otro. Generalmente, esto ocurre cuando matan al pran o lo trasladan a otro penal. También sucede cuando un grupo se subleva en contra de los que conducen el “carro”. La expresión que utilizan es: “cambio de carro en el piso 2”, por ejemplo.

Causa: palabra utilizada para referirse a un compañero de celda o de delito. También se le llama así a la cantidad de dinero que hay que pagar para permanecer en el penal. El que no pague se muere o lo mandan a otra zona.

Convive: compinche, amigo.

El mío: sinónimo de pana.

Malandreo: palabra utilizada para referirse a actos criminales.

Emproblemado: estar metido en líos o problemas en la calle o con otros presos.

Pista: la calle.

Bugui: cuarto o celda donde duermen los reclusos.

Desplazarse: moverse por el penal. Los presos deben andar en sus propios pabellones y no pueden desplazarse a otros, porque no tienen permiso del pran o porque tienen líos con los compañeros.

Rutina: la ley interna, ejercida por el pran. Según esa rutina, los presos se comportan de tal o cual forma.

Mancharla: cometer errores. En la calle, no se puede tener amigos policías. En la cárcel, no se puede tropezar con alguien y no pedir disculpas; ni tener armas a la vista o andar sin camisa en días de visita; ni mirarle la novia a otro preso; ni dejarse agarrar el trasero por otro compañero, aunque sea en broma; ni dejarse robar por los “bataneros”. Cualquier error de este tipo puede costar la vida.

Una luz: señal de que en el penal hay problemas o puede haberlos.

Comerse la luz: desobedecer al pran. Ir a otro pabellón sin permiso.

Saberse conducir: no meterse en problemas ni “mancharla”. Hay una canción, al ritmo del hip hop, que dice: “Hay que saber hablar y saberse conducir, por una mala palabra tú te puedes hasta morir”.

Batanero o bruja: los adictos que roban para comprar droga. A esos los matan. También se le llama “bruja” al que se porta “bien”, con las autoridades o los “verdes”. A esos los ven como “sapos” y no tienen beneficio alguno.

Sapo: chismoso.

Gariteros: los que están arriba de la torre. Son una especie de vigilantes y están armados. Si en una guardia nocturna, un garitero se queda dormido, lo castigan o lo matan.

Verdes: efectivos de la Guardia Nacional.

Chiki Luki: bien vestido y arreglado.

Beta: tiene varios significados. Puede ser un chisme, “te tengo un beta”; o puede ser una cosa, cuestión o situación: “aquí es el beta”.

Caleta: lugar donde los presos guardan las armas.

Darle chuleta: es la orden para matar a alguien en el penal.

Darle Pakistán: desmembrar un cuerpo con arma blanca.

No se pierda la investigación que la edición impresa de Últimas Noticias publicará este domingo 28 de octubre sobre el tema

ÚN


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad