Últimas Noticias Logo

Caracas, 30/07/2014
Iniciar sesión| Registrarse


INVESTIGACIÓN | 10/03/2013 06:00:00 a.m.
Crónica Negra | La rebeldía truncada
Las muchachas no lo creían. Pensaron que sólo trataban
de asustarlas. Hasta ese momento sólo las habían golpeado


Crónica Negra | La rebeldía truncada
Crónica Negra (Creditos: ÚN)
Willmer Poleo Zerpa | ÚN.- La primera vez que BH no durmió en su casa tenía apenas 13 años de edad. Al día siguiente, se apareció "con su cara muy lavada" y su mamá, quien había permanecido toda la noche en vela, le dio una cachetada y, en vista de que persistía en su actitud de no decir dónde y con quién había pasado la noche, le cayó a golpes y le pegó con un trozo de manguera. La adolescente comenzó a gritar y se fue corriendo para la calle. La mujer fue tras ella y le gritó que, cuando volviera, la iba a volver a joder.

Pero esa noche BH tampoco regresó. Al día siguiente, llegó tempranito acompañada de una tía y la mujer se encargó de convencer a la mamá para que no le volviese a pegar y la dejara tranquila.

El problema fue que a la semana volvió a quedarse en la calle y cuando la mamá le vino a pegar, la adolescente se le cuadró, como con intenciones de golpearla, y le gritó que nunca más se le ocurriera pegarle porque ella ya era una mujer y que tenía inclusive su marido. La mujer perdió los estribos y se le fue encima y comenzó a darle golpes por todos lados. Pero la muchacha se defendió y también golpeó a su mamá. Los hermanos de BH gritaban y lloraban todos al mismo tiempo.

Los aprovechadores. A partir de ese momento, la mujer asumió que ya nada podía hacer y que se le había escapado la situación de las manos. Un mes después se enteró de que BH estaba de novia de un joven mucho mayor que ella que vivía en el sector El Bucare del barrio Palo Alto, en Los Teques, y que el joven decía entre sus amistades que ella era su mujer.

Por su parte, a la mamá de Carmen T. no le gustaba que esta se juntara con BH. Carmen T. tenía un año menos. Lo que no sabía la mamá de la niña es que esta también tenía un novio en El Bucare, solo que éste no era mayor de edad, sino que tenía 16 años. Una vez le consiguieron entre sus cosas un paquetico en el que había unas balas.

La muchacha dijo que eran de un muchacho del colegio y se comprometió a llevárselas al día siguiente. Luego le hallaron una panela como de unas hierbas apelmazadas que luego se supo que era marihuana. En esa ocasión la mamá le pegó, pero Carmen T. dijo que un muchacho le había dado a guardar la panela. Su papá habló con ella y la amenazó con pegarle también si volvía a traer algo ilegal para su casa.

Cuando cumplió los 15 años, la jovencita no durmió en su casa y, por supuesto, cuando llegó a la mañana del día siguiente, la pelaron bien pelada. La muchacha solo dijo que se había quedado en casa de BH, pero luego se supo que era mentira.

Las agresiones

La mamá de BH descubrió que el novio de su hija era un joven agresivo, a quien le gustaba pegarles a las mujeres, que consumía drogas y que estaba catalogado como un azote en el sector. Conversó con la adolescente, pero esta le respondió que se quedara tranquila, que él le había prometido portarse bien y que, por lo menos a ella, no le pegaba. La mujer quedó pensativa y preocupada. Varias lágrimas descendieron desde sus mejillas y fueron a dar contra el piso.

En una ocasión, la jovencita llegó con un ojo morado y, cuando le preguntaron, dijo que se había aporreado con una puerta. Otro día le vieron unos extraños morados en un brazo. Nunca dijo nada, pero se la pasaba llorando. Su madre también lloraba, porque no la podía ayudar. Se limitaba a encomendarla a todos los santos.

Las dos muchachas conocieron a otros muchachos de su edad, que estudiaban en el liceo Francisco de Miranda y comenzaron a salir con ellos. La madre de BH se alegró, pero en el fondo le daba miedo por lo que podría pasar. Conversó con su hija, pero esta le dijo que no había nada que temer porque su relación con el otro joven ya había terminado.

Cita mortal

Corrían las primeras horas de la tarde y BH se había recostado un rato, porque acababa de comer. Su mamá terminaba de acomodar todo en la cocina, mientras los niños pequeños correteaban de un lado a otro por toda la sala. El celular de la jovencita sonó y al ratico ella salió del cuarto y le dijo a su madre que debía salir. Su madre le insistió para que le dijera para dónde iba hasta que, finalmente, ella le confesó que su exnovio quería verla y que a lo mejor era para que le devolviera una cadenita de oro que él le había dado.

"Ay, hija, yo creo que es mejor que no vayas. Olvídate de una buena vez de ese bicho. Eso no te va a traer nada bueno", dijo la mujer rompiendo en llanto.
"Tranquila, mami, no va a pasar nada. Ya te dije que eso se acabó y que él lo entendió bien".

"Ay, no, sé mi pequeña, pero tengo un pálpito. Anda, hazme caso y quédate en la casa".

"No, mami, déjame ir, yo me vengo temprano".
"¿Y no quieres que yo te acompañe?"

"No, mami, ¿qué es? Quédate tranquila, anda", le dijo BH, al tiempo que le daba un beso en la mejilla.

Antes de bajar, llamó por teléfono a Carmen T. y esta le dijo que su novio también la había llamado y que igual quería verla. Se pusieron de acuerdo para ir juntas al barrio.

Las jovencitas llegaron a El Bucare y se encontraron con el novio de BH, quien las saludó afectuosamente con un beso. Luego subieron a buscar al noviecito de Carmen T. Luego se dirigieron a un rancho abandonado del sector y, apenas cerraron la puerta, el joven mayor sacó una pistola y le metió un cachazo en la cabeza a BH, mientras que el otro le dio una patada en el abdomen a Carmen T. Las muchachas comenzaron a llorar y a pedir auxilio, pero los jóvenes les taparon la boca con unas sábanas y luego las amarraron, al tiempo que las golpeaban y les preguntaban cómo se llamaban los noviecitos que tenían en el Francisco de Miranda.

Comenzaron a consumir droga y estuvieron toda la tarde fumando marihuana y golpeándolas, hasta que el mayor dijo: "Vamos a matarlas".

Las muchachas no lo creían. Pensaron que solo trataban de asustarlas. Hasta ese momento solo las habían golpeado con unos cables, les habían dado varias cachetadas y golpes y una que otra patada.

El novio de BH la tomó por el cuello y comenzó a estrangularla. El otro jovencito hizo otro tanto con Carmen T. Llegada la noche, los dos muchachos se cercioraron de que no había nadie por los alrededores, sacaron los dos cadáveres arrastrándolos y los arrojaron hasta el fondo de un barranco, por donde pasaba una quebrada de aguas servidas. Luego bajaron y taparon los cuerpos con unas piedras.

Los familiares comenzaron a buscarlas por todas partes hasta que la mamá de BH fue al Cicpc y les dijo que su hija le había dicho antes de salir que se encontraría con su exnovio. Una comisión salió a buscar a los dos jóvenes y lo obligaron a confesar.

Cuando los policías regresaban de la quebrada con los cuerpos de las infortunadas, los pobladores comenzaron a gritarles y pedían que los soltaran para lincharlos.
Los dos detenidos pertenecían a una banda que mantiene azotados a los vecinos de Palo Alto, en Los Teques.

wpoleo@cadena-capriles.com | @Willmerpoleo


Publicidad


Carvajal acusa de corrupción a juez que llevó su caso
28/07/2014 06:15:00 a.m. Carvajal acusa de corrupción a juez que llevó su caso - 8729 vistas
29/07/2014 08:00:00 a.m. ÚN realiza foro "Caracas, una ciudad para la gente" - 6801 vistas
28/07/2014 09:34:00 a.m. Por error le amputaron el pene - 6194 vistas
28/07/2014 04:07:00 p.m. Quedó privado de libertad el general Vietri Vietri - 5397 vistas
28/07/2014 09:20:00 a.m. EEUU: Venezuela amenazó a Holanda por caso Carvajal - 5320 vistas

Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad