Últimas Noticias Logo

Caracas, 24/04/2014
Iniciar sesión| Registrarse


ECONOMÍA | 27/06/2012 02:08:00 p.m.
Reuters: Caída de crudo pone en jaque a Venezuela
La agencia de noticias Reuters publicó un análisis de la situación económica del país y aseguró que el país podría tener que ajustarse el cinturón a fin de año

Reuters: Caída de crudo pone en jaque a Venezuela
El precio de crudo rozó los 90$ (Creditos: Archivo)
ÚN | Reuters.- Un declive del barril petrolero a un precio crítico para Venezuela y un gasto público desbordante en plena campaña electoral amenazan la economía del país sudamericano y lo forzaría a ajustarse el cinturón a fin de año.

La cesta petrolera venezolana retrocedió durante siete semanas consecutivas y acumula una caída del 23 por ciento desde principios de marzo por el deterioro del panorama global ante la crisis financiera en Europa y una desaceleración de Estados Unidos y China, las dos mayores economías del mundo.

Ese derrumbe llevó al barril venezolano la semana pasada al filo de los 90 dólares, reduciendo el promedio anual a unos 108 dólares y aproximándolo a la frontera que analistas consideran crucial para mantener el ritmo de importación en un país que compra la mayoría de lo que consume.

"Venezuela necesita más de 90 dólares por barril como promedio este año para mantener equilibrada su balanza de pagos", dijo Roger Tissot, director de la firma de consultoría Tissot & Asociados en Canadá.

El panorama no es auspicioso y ya muchos analistas han reducido sus proyecciones de precios del crudo para 2012 y 2013 dada la recesión en la zona euro y las menores perspectivas de crecimiento en la mayoría de países del mundo.

A todo esto se suma el incremento de la oferta de algunos productores de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) a su mayor nivel desde el 2008. Venezuela propondrá a la OPEP reinstalar un sistema de bandas con la finalidad de controlar la volatilidad de los precios del crudo.

El estado de austeridad global contrasta con un salto del gasto público promedio en Venezuela del 30 por ciento en lo que va de año y del 50 por ciento en la liquidez, mientras el presidente Hugo Chávez se dirige con ventaja hacia las elecciones más reñidas a las que se ha enfrentado hasta ahora.

Analistas esperan que el Gobierno mantenga la máquina social a todo vapor multiplicando el gasto en proyectos de vivienda y en becas para las familias de bajos recursos hasta los comicios del 7 de octubre, recurriendo al uso de fondos discrecionales ahorrados en el exterior y al endeudamiento.

Sin sacrificar las "misiones" que han incidido en el alto nivel de apoyo del que goza Chávez, la inauguración de obras de infraestructura y proyectos productivos agrícolas y petroleros podrían presentar graves retrasos si no cuentan con recursos fluidos para continuar.

Venezuela tiende a subestimar el precio del barril petrolero con el que calcula su presupuesto anual, lo que le permite percibir un ingente excedente en ingresos que luego es inyectado en fondos de inversión manejados directamente por Chávez y que no forman parte de las reservas internacionales.

"El Gobierno conduce un carro a toda velocidad y están comenzando a encenderse la luces de alarma en el tablero (...) Con una capacidad de endeudamiento limitada, tal vez no quede más remedio que hacer recortes en importaciones y gasto en el corto plazo, sin sacrificar el gasto social", agregó Tissot.

Una vez que transcurran las elecciones, el ajuste se haría inevitable con una devaluación incluida para licuar los ingentes costos en moneda local de los programas sociales, según los analistas consultados. Venezuela tiene un rígido control de cambios desde el 2003 que ha sufrido devaluaciones sorpresivas.

"Este es un Gobierno que tiene una voracidad fiscal muy fuerte. No solamente necesita de precios petroleros altos, sino de precios crecientes en el tiempo. De esa forma, al chavismo no sólo le afecta una caída en los precios, le afecta que los precios no crezcan o se estabilicen", dijo Asdrúbal Oliveros, director de la firma local Ecoanalítica.

Por su parte, Barclays sostuvo en una nota a clientes que "la política económica de Venezuela no es sustentable y crea incertidumbre sobre el futuro".

La última vez que los precios del crudo cayeron con fuerza, durante la crisis global del 2008-2009, Venezuela no pudo evitar el golpe de un menor flujo de divisas sobre las importaciones y el consumo, y entró en recesión por casi dos años.

En una economía donde las ventas de crudo representan el 90 por ciento de las exportaciones, la consecuencia fue que decenas de proyectos medulares, principalmente los petroleros, se ralentizaron provocando en el 2010 una caída de la extracción de crudo a su menor nivel en siete años.

Incluso en aquel momento las finanzas públicas del país estaban más sólidas, con un menor gasto y una deuda mucho más baja.

En esta oportunidad, el efecto de la contracción del precio del petróleo se comenzaría a reflejar a partir del 2013, con un Gobierno incapaz de mantener el ritmo de los desembolsos sociales y eso lo obligaría a devaluar su moneda con mayor urgencia, observaron los analistas.

Venezuela anotó un crecimiento económico de un 5,6 por ciento durante el primer trimestre y se prevé que termine el ejercicio con una expansión de al menos 5 por ciento.




Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad