Últimas Noticias Logo

Caracas, 29-05-2016
Iniciar sesión| Registrarse


Economía | 21-09-2014 07:00:00 a.m.
Infografía| La economía se desangra por la frontera
Las finanzas del país sufren por la perversión cambiaria. El supuesto valor de la moneda es asignado arbitrariamente
Compartir vía email Agrandar letra Disminuir letra

cantidad_comentarios 11120 lectura(s)


 
Compartir en Facebook


El precio del bolívar se fija de acuerdo con la mercancía que se logra contrabandear (Créditos: Archivo)

Rafael A. Hernández | ÚN.-  Dos mil millones de dólares es la cifra que estima en pérdidas anuales por contrabando de extracción el ministro del Poder Popular para Petróleo y Minería, Asdrúbal Chávez.

Si dicha cifra se reconvierte en bolívares, según el precio del mercado negro actualmente (Bs 97/$), se obtendría la magnitud de moneda venezolana que fluye a través de la frontera colombo - venezolana (cifra de doce dígitos) y que está involucrada en el negocio del contrabando.

Todo ello sucede en virtud de la brecha que existe entre la moneda venezolana y la colombiana.

La mafia del cambio.
Juan Carlos Tanus, director de la Asociación de Colombianos y Colombianas en Venezuela, elaboró un informe en el que explica esta perversión cambiaria. “Detrás de las casas de cambio colombianas en la frontera hay mafias que controlan el precio del bolívar, disminuyen o aumentan su valor dependiendo del costo de transporte y de la mercancía para que al final siempre inviertan el mismo capital. Funciona así: si por ejemplo contrabandean una tonelada de arroz que les cuesta 209 mil pesos colombianos (Bs 9.500 a 22 pesos por bolívar) y tienen que pagar 50 mil pesos en sobornos y alcabalas, al finalizar les quedan 159 mil pesos. Así establecen que el precio del bolívar disminuirá de 22 a 16,7 pesos por moneda venezolana para que, al reconvertir la inversión, vuelvan a tener los Bs 9.500 iniciales de inversión”.

“Es falso que el régimen cambiario en la frontera esté determinado por la oferta y la demanda. Además, el Estado colombiano está permeado por el proceso del contrabando. Es inconcebible que se maneje tanto dinero sin la banca. ¿Por qué no detienen el contrabando? Porque para el Gobierno (colombiano) le es más económico mantener esa cultura. El ministro de Interior y Justicia neogranadino, Juan Fernando Cristo, es del departamento Norte de Santander, y los votos que Juan Manuel Santos obtuvo para ganarle a Iván Zuluaga (elecciones presidenciales de Colombia en 2014) vienen de los estados fronterizos, en apoyo a Cristo, que a su vez son los votos de los pimpineros y contrabandistas”, asevera Tanus.

Aseguró que toda la mercancía con origen en el contrabando que se incauta en suelo colombiano no es devuelta al país del que proviene; incluso es regresada a las mafias que la ingresa.

El costo es político.
El presidente Juan Manuel Santos obtuvo la presidencia colombiana con 7.816.986 votos y resultó vencedor en 16 departamentos (estados) fronterizos, de un total de 32 divisiones departamentales.

Últimas Noticias constató que la policía colombiana y los funcionarios de la aduana se hacen de la vista gorda con los contrabandistas y pimpineros desde el primer metro de suelo colombiano que colinda con Venezuela.

“El Gobierno colombiano maneja las relaciones con Venezuela de una manera hipócrita; lo que se ha detenido realmente en Colombia es nada, muy poco. Hay un gobierno comprometido con el tráfico y el contrabando. La lucha allá es mantener el poder a través de lo económico”, concluye el director de la Asociación de Colombianos en Venezuela.

El régimen oficial cambiario en Colombia (Banco Central de Colombia) atribuye 1.979,97 pesos por dólar y 169,16 pesos colombianos por bolívar, según su reporte de septiembre (fluctúa mensualmente). Por su parte, el sistema cambiario venezolano establece un precio de Bs 0,00316 por cada peso colombiano y de Bs 6,30 por US$ (cifra del Centro Nacional de Comercio Exterior [Cencoex]). Sin embargo, el cambio en la frontera alcanzó en septiembre entre 22 y 24 pesos por bolívar.

El cambio artificial. El economista y abogado colombiano, experto en el tema fronterizo, Daniel Libreros Caicedo, explica que la “perversión cambiaria tan pronunciada sucede por especulación, porque las casas de cambio fronterizas establecen una hinchazón artificial que les permite capturar más ganancia por contrabando. La Superintendencia Financiera de Colombia debería regular esta práctica, pero al ser un mercado no visible, aunado al peso político y económico de estas mafias, es muy difícil controlarla”.

No obstante, la Dirección de Impuestos y Aduanas Nacionales de Colombia (Dian) tiene más de 300 casas de cambio en Cúcuta registradas en su base de datos, constituidas legalmente y que operan bajo dicho régimen cambiario no oficial. Fueron consultadas 20 de estas empresas, entre las que destacan: InterMoney Cambios, Mekacambio, Cambios Ulher, Cambio Barbosa, entre otras. Ninguna declaró.

Libreros explica que un tercio de la población del vecino país está vinculado en alguna manera con el contrabando y sus efectos, por formar parte del negocio, consumir mercancía con este origen, distribuirla o almacenarla. Sostiene que la tasa de desempleo oficial es de 9%, y que la cifra incluye personas que trabajan por su cuenta por lo que sugiere que la cifra real sería el doble (18%).

“La contracción industrial originada por los Tratados de Libre Comercio ha desencadenado que las importaciones aumenten, eso manda a mucha gente al desempleo y su subsistencia está en el contrabando, tanto en la vía de informalidad comercial como en la compra de productos que provienen de ahí”, concluye Libreros.

El contrabando en digital. La principal fuente difusora del precio al que se está negociando el dólar negro en las calles es el portal Dolartoday.com, que solo toma en cuenta el monto que se maneja en Cúcuta.

Últimas Noticias constató que se debe llamar a dos números, uno local (en Cúcuta) y otro móvil (venezolano), donde se corrobora la tasa que se cobrará cada día. Así lo confirmó el dueño de una casa de cambio en Ureña bajo anonimato. En ambos números, para el 16 de septiembre se dictó un monto de 20 pesos para la compra y 22 para la venta por cada bolívar. En el portal DolarToday la cifra era de 21,5. Dichos montos están intrínsecamente relacionados con el precio del dólar del mercado negro; su valor disminuye o aumenta con equivalencia a ese precio.

José María González, director de Asocambios, gremio establecido en Cúcuta, agregó que “es difícil para las personas que no están en el (negocio) diario entender las transacciones, la tasa se fija de acuerdo al precio del dólar paralelo en Venezuela”.

Al ser consultado sobre cuántos bolívares se negocian en la zona de operaciones de Asocambios, declaró que no tenía conocimiento. ¿Cómo saben cuánto es la demanda y la oferta? No hubo respuesta.

Por otra parte, el economista venezolano Ronald Balza señala que: “En esa página web (DolarToday) se publican tres tipos de cambio distintos: el cambio oficial de Sicad 2 a Bs 49,98 / US$, el cambio de dólar implícito con una denominación de Bs 74,80 / US$ y el dólar Cúcuta de Bs 94,74 / US$ (para el 17 de septiembre). El dólar implícito debería ser el techo, nunca debería ser superado por la divisa ilegal del mercado negro, porque dicho monto es el resultado de dividir la liquidez monetaria (activos que posee la nación, susceptibles de convertirse en dinero efectivo sin perder su valor) de la República entre las reservas internacionales, es decir, la cantidad absoluta de dólares que pudieras comprar con bolívares”.

“Esta perversión cambiaria pasa porque a mayor cantidad de bolívares recibidos por dólar, más mercancía de contrabando e ilegal puedes comprar. Se explica así: si por un dólar (en Cúcuta) pagan 90 bolívares en la transacción delictiva, se cruza la frontera, con ese monto se adquieren ilícitamente 927 litros de gasolina a Bs 0,097 cada uno. Se extrae esa gasolina a Colombia, se negocia a 3 dólares en promedio por litro, la ganancia final sería de US$ 2.781. En resumen, con un dólar vendido a Bs 90, se obtienen ilegítimamente Bs 250.290”, dijo Balza.

En definitiva, explica el economista venezolano, el contrabando termina siendo un negocio vinculado con el régimen cambiario ilegal y arbitrario impuesto en la frontera.

Dicha distorsión, explica Balza, se reduciría al aumentar las reservas internacionales venezolanas y la liquidez monetaria, ya que disminuiría el monto del dólar implícito y este a su vez reduciría la brecha entre la moneda legal y la ilegal.

Sin embargo, señala que “las legislaciones cambiarias en Venezuela no tienen poder sobre el comportamiento de las divisas en la calle. No tienen impacto para evitar el debilitamiento del bolívar, ya que el mercado informal, ilegal y fronterizo se rige por otra dinámica”.

“Hay un costo político de tomar medidas, pero hay un costo aún mayor de no implementarlas”, se refiere Balza a la disminución de aportes que hace el BCV al Fonden: ingresos que la nación recibe como producto de las exportaciones del petróleo para ser destinadas a inversión social. De esta manera aumentarían las reservas venezolanas. “Dicha medida generaría un fuerte impacto en la población, pero podrían ser tomadas en cuenta para implementarse eventualmente”, concluye el economista.

Últimas Noticias verificó que el precio del dólar paralelo es establecido por mafias fronterizas y también es equivalente a la magnitud del contrabando de combustible y alimentos que llega a Colombia.

Importaciones venezolanas suben


Juan Sebastián Estupiñán, director de Economía de la Cámara Colombo Venezolana (CCV), atribuye el abismal diferencial cambiario a la demanda y oferta de divisas. Afirma que en las casas de cambio en Bogotá la tasa oscila entre 22 y 28 pesos por bolívar, y califica de “increíble” la cifra publicada por el Banco Central de Colombia, de 168,85 pesos por moneda venezolana.

Adicionalmente, señala que el intercambio comercial que se ha registrado entre ambos países, entre enero y julio de 2014, es: de exportaciones hacia Venezuela US$ 1.173 millones (disminución de 8,8% con respecto a 2013); importaciones desde Venezuela US$ 271 millones (incremento de 34,6% con respecto a 2013).

b0850c709c3741479b9724b71c9c64b5.jpg



rahernandez@grupo-un.com


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad


Publicidad